italia pompeya

Italia fue uno de los tramos de mi viaje que hice sola; visité Roma, Florencia y Nápoles. Hay cosas que me hubieran gustado saber antes para aprovechar más el tiempo y prepararme, por ejemplo, que es complicado viajar en VERANO por las olas de calor que llegan a 40 grados, por eso quiero compartir lo que aprendí en este viaje. En mi inexperiencia viajando por Europa y por creerme SUPERWOMAN creí que podía hacer todo lo que tenía planeado en un día y medio… oh… grave error.

Nápoles ¿peligroso?

Resulta que a pesar que ya había averiguado que era un lugar donde no podías sacar la cámara de video en la calle, donde como mujer no estaba recomendado caminar sola por determinadas zonas, historias de las mafias etc. pensé: ¿Qué tan mala puede ser esta ciudad europea? ya por ser europea me daba más seguridad, y todavía que yo había vivido en Brasil, país latinoamericano que también es peligroso.

Recuerdo con mucho cariño y frustración este destino porque me recibió con la punta del pie desde que bajé del avión hasta que me fui.

Aventura para llegar al hotel en Nápoles

A diferencia de otras ciudades europeas, su aeropuerto no tiene conexión con el metro y salir de allí es sumamente complicado. Dicen que hay un bus ALIBUS que te lleva al centro, pero yo no lo encontré ni con GPS y plan de internet… Y cuando pedí indicaciones para salir de allí, me mandaron al desvío; mala suerte, supongo.

Encontré a una familia japonesa perdida como yo y nos hicimos compañía en la aventura por llegar al centro de la ciudad. La señalización es escasa o nula, lo que nos mantuvo caminando sin rumbo hasta que encontré a una mujer policía e intenté comunicarme. A mis queridos lectores les digo: yo hablo inglés, portugués y español… y la mujer, NO ME ENTENDÍA. También hablo lenguaje de señas desesperadas entonces pudo llevarnos a la parada de bus.

No se respeta el transporte público

Dejamos pasar casi 3 mini vanes que ofrecieron llevarnos al centro para esperar el “Alibus”. De pronto llegó un bus aleatorio y un chico nos dijo “SUBAN” y se subió por el medio del bus (en Europa normalmente tu subes por la puerta que da al conductor y después de pagar ingresas a la parte posterior) como ya llevábamos bastante tiempo asándonos de calor, pues, subimos.

“Al lugar que fueres haz lo que viereis”.

No hay Uber en Nápoles.

Una vez que nos bajamos del bus, nuestros caminos se separaron y caminé muchísimo. Cada que preguntaba sobre la estación central todos me decían “reto”, recto o de frente, asumo. Casi sucumbí a la desesperación cuando agotadísima decidí tomar un UBER, y me di cuenta que no existe en Nápoles… Gracias al cielo, y después de caminar por lugares que no parecían muy seguros, para una chica sola con carry on y mochila, llegué a la estación: “Stazione Napoli Centrale” desde donde pude tomar un metro hacia mi hostel.

Pompeya

Pompeya es la antigua ciudad Romana que fue sepultada en cenizas tras la erupción del monte Vesubio. La ciudad quedó muy bien conservada y puedes apreciar las pinturas, esculturas, casas, caminos; incluso hay réplicas de las personas que allí fallecieron. Mi padre me contó la historia desde muy pequeña y quedé fascinada. Pompeya o pompeii es tan grande que necesitarás por lo menos 3 horas para recorrerla.

Era una ciudad bien distribuida, incluso tenían un prostíbulo o lupanar. Puedes ver las camas de piedra e incluso pinturas en las paredes a modo de “menú” con lo que allí se ofrecía, esto incluía parejas homosexuales.

Si quieres saber la historia de Pompeya te comparto el link: https://goo.gl/DnQZY8

¿Cómo llegar a Pompeya?

Para llegar desde Nápoles debes tomar el tren Circumvesuviana en dirección a Sorrento desde la estación central y bajar en la estación Pompei-Scavi-villa dei Misteri, el viaje dura alrededor de 45 minutos. Cuando bajes de la estación solo debes caminar “reto” y llegarás en menos de 3 minutos. El ingreso queda cerquísima.

Consejos para visitar Pompeya

  1. Visita Pompeii por la tarde. Sobre todo, si vas en época de verano como yo, para evitar el shock térmico.
  2. Lleva agua. Dentro del complejo el agua es carísima, lleva gorro y sombrilla: me lo agradecerás.
  3. Toma tren hasta el medio día. Te recomiendo que, si vas a un tomar tren hacia Nápoles, máximo lo tomes al medio día para que tengas tiempo de llegar y pasear tranquilamente, ya que el lugar es bastante grande y en época de verano cierran a las 7:30pm.
  4. Usa zapatos cómodos. Vas a caminar muchísimo y el sol calienta las piedras del piso, así que mejor no vayas con sandalias o havaianas y usa zapatillas frescas.
  5. Ahorra pagando un audioguíaEste sistema está muy bien realizado; pide un mapa, un folleto en tu idioma y junto al audioguía podrás pasear todo el complejo tranquilamente. Aconsejo llevar audífonos porque no te entregan unos y es incómodo caminar escuchando directamente del celular.
  6. No compres tu entrada apresuradamente. La entrada cuesta 13 euros en la misma puerta, así que no te apresures a comprarla por internet o a otros proveedores.
  7. Consulta la página oficial. Averigua los horarios de atención y compra los tickets con anticipación desde la página oficial: www.pompeiisites.org

Capri y La gruta azul

Capri es una pequeña isla glamorosa y llena de paisajes dignos de una postal de foto, pero sin duda lo que me atrajo a este lugar fue la Grotta Azzurra o Gruta Azul. Mi debilidad son los paisajes naturales de colores brillantes y éste parecía ser misterioso e impactante ya que se encuentra dentro de una cueva.

Esta es una de las partes más tristes de mi estadía en Nápoles, resulta que por quedarme 15 minutos a desayunar en el hostel llegué tarde a la salida del barco que llevaba a la isla de Capri… Me perdí en el camino y llegué más tarde de los esperado… incluso los que vendían la entrada hicieron bromas diciendo que sólo llegaría a tomar el café y volvería.

Hice todos los cálculos posibles, pero no me alcanzaba el tiempo, sólo había destinado un día y medio en Nápoles y mi tren hacia Roma salía a las 3:30 pm fue muy duro, pero eso me enseñó a no ser tan “optimista” con la planificación de actividades y siempre a dejar un par de horas extra para imprevistos, sé de historias de personas que perdieron el barco de regreso a Nápoles y tuvieron que pasar la noche en uno de los hoteles carísimos de la isla.

De Nápoles a Roma

Luego de mi intento fallido de visitar la isla de Capri me dediqué a pasear cerca del hotel, ver tiendas de ropa, comer mucho gelatto y pizza margarita (salsa roja, queso y albahaca famosísima). No sabía lo que vendría…

Para dirigirme a Roma compré un ticket en tren, uno de precio intermedio y me dirigí a la Estación Central, fue aquí que casi me pongo a llorar porque no entendía la información en las pantallas y cuando preguntaba a los ayudantes por allí no me entendían ni en español, ni en inglés o portugués. No sé si es impresión mía, pero todo el mundo parecía de mal humor… quizás haya sido por el intenso calor.

Ya en el asiento del tren vino lo peor…  hacía tanto calor que sentía que me iba a desmayar, el tren NO TENÍA AIRE ACONDICIONADO, asumo que se malogró y toda la gente sudaba cual sauna. Tanto calor e incomodidad me daban sueño, pero no me permitía dormir porque no quería que en alguna parada se llevaran mi maleta… así que aguanté como mujer guerrera las 3 horas que duró el viaje y cuando llegué a Roma estaba empapada en sudor, mi ropa completamente mojada.

Lo que saco de esta experiencia y consejo es que le des mínimo 3 días a Nápoles y no te confíes del transporte público, excepto el metro. A propósito de este metro, cuidado con tus cosas en el metro, apenas se abren las puertas las personas corren para encontrar asiento.

Espero que mis consejos y opinión honesta te sirvan para que tengas un viaje maravilloso, por mi parte de todas formar quiero volver a Nápoles porque es una ciudad que me intriga, pero volveré preparada.

Abrazoos

Consejos salvadores para viajar a Europa

Déjame un comentario